Entrada destacada

Archivos del Curso

Estimados alumnos:                                Pueden bajar todos los textos del curso en el siguiente link: https://goo.gl/JeuGDq

jueves, 7 de diciembre de 2017

Estimados Alumnos:


                                Ya están las notas de la última evaluación disponible para descargar en la sección "archivos del curso" de este blog, en la carpeta compartida de dropbox. Les recomiendo que descargen el archivo de notas y lo lean en un excel en sus computadoras. Allí encontrarán las instrucciones sobre si tienen que recuperar alguno de los exámenes, aprobaron el trimestre, o si van a la instancia de diciembre.

Para 3°3° el recuperatorio es el jueves que viene, para 3°1° y 3°2° es el viernes.

Cualquier consulta la pueden hacer a pablo.trentin@bue.edu.ar

Saludos
Pablo

martes, 28 de noviembre de 2017

Trabajos prácticos

Estimados alumnos:

                                Dado que algunos grupos todavía me deben la entrega del trabajo práctico, aquellos que deban estudiar los temas que correspondan a los grupos que no entregaron deberán estudiar del libro, el cuál podrán encontrar en bibloteca de la escuela. 

Por otro lado quiero aclarar que es requisito para aprobar el trimestre, la entrega de los trabajos prácticos.

Saludos

jueves, 23 de noviembre de 2017

Trabajo práctico

Estimados alumnos: 

                                 Les recuerdo que mañana viernes 24 es el último día para entregar el trabajo práctico sobre escuelas de pensamiento económico. Aquél grupo que no presente dicho trabajo no podrá aprobar el trimestre.

Aquellos grupos que ya han entregado el trabajo deberán distribuirlo entre todos sus compañeros, ya que el contenido del mismo entra en el examen de la semana que viene.

Saludos
                         

viernes, 3 de noviembre de 2017

El tiempo es dinero

La Nación, 12 de agosto de 2016
El dinero es tiempo
De Nicolás Litivinoff

"Recuerda que el tiempo es dinero" dijo Benjamín Franklin (político, científico, inventor, escritor y empresario, considerado uno de los Padres Fundadores de los EE.UU.) en su obra "Consejos a un joven comerciante", allá por el año 1748, y desde entonces aquella frase se ha repetido infinidad de veces con distintas connotaciones.
Benjamín expresó con ello su noción de que todo el tiempo que uno pudiera dedicar a generar dinero y trabajar era tiempo bien invertido, haciendo mención a un concepto muy utilizado en economía llamado "costo de oportunidad", que es el costo que tiene para una persona dedicarse a algo en vez de ocuparse de otra cosa.
Pero en la columna de hoy nos dedicaremos a estudiar juntos la relación entre tiempo y dinero desde otro lugar distinto, pero sin vulnerar su sentido: si tiempo es igual a dinero, entonces dinero es igual a tiempo, porque estamos hablando de una igualdad (matemáticamente se podría llamar una identidad).
Dicho esto, si el tiempo es dinero, como dijo el pensador anglosajón hace casi 270 años, entonces el dinero es tiempo, lo cual nos habilita a trabajar en 3 vertientes distintas que veremos a continuación: tiempo e ingresos, tiempo y gasto y, finalmente, tiempo e inversiones.
Tiempo en el ingreso
"El 97% de las personas que renuncian demasiado pronto son empleados por el 3% que nunca se dieron por vencidos"
Anónimo
Vamos a simplificar el universo de la generación de ingresos en dos dimensiones: ingresos lineales e ingresos pasivos. Los primeros corresponden a la modalidad en la cual la mayoría de la humanidad se gana su sustento, esto es, el pago por hora trabajada.
El segundo tiene que ver con ingresos que entran en nuestra órbita de manera pasiva, teniendo que hacer poco o nada para ello.
Como partimos de la premisa de que el dinero es tiempo, entonces podríamos realizar un ejercicio de abstracción y pensar que, a fin de mes, en vez de pagarnos con dinero nos retribuyen nuestro trabajo con tiempo de vida, y a la vez ese tiempo de vida es comercializable. En In time, una película estrenada en el año 2011, se parte de esa tesis en un futuro en donde los millonarios son prácticamente inmortales porque acumulan tiempo en una suerte de reloj digital incrustado en su organismo.
Dado que ahora el dinero es tiempo, nuestro ingreso nos dice en cierta medida cuanto tiempo disponemos en la vida para hacer lo que nos gusta.
Hay una frase muy linda que aplica perfectamente a esta línea de razonamiento y dice: "Se produce riqueza cuando a pequeños esfuerzos, grandes resultados. Se produce pobreza cuando a grandes esfuerzos, pocos resultados".
La mayoría de la gente que conozco que percibe ingresos de manera lineal se queja de la falta de tiempo y se siente underpaid (en español: mal pagado o subvaluado). En nuestro "nuevo mundo" donde el dinero es tiempo, hay pobreza porque los esfuerzos son muchos y los resultados magros.
Para poder generar ingresos pasivos, que son liberadores de tiempo por excelencia y por ende creadores de riqueza, hay que cumplir con alguno de estos dos requisitos: adelantar tiempo o adelantar dinero, que ahora sabemos que son equivalentes en términos de valor absoluto.
Si tengo dinero, puedo invertirlo y con ello generar ingresos (profundizaremos sobre esto más adelante). Pero si no tengo dinero, tendré que adelantar tiempo, lo cual quiere decir que tendré que encontrar aquello que me gusta hacer y aguantar la incertidumbre de no recibir una paga por ello durante un lapso que puede ser más o menos extenso, pero que de seguro pondrá a prueba mi capacidad de resistencia.
Resumiendo, estamos acostumbrados a esta ecuación: trabajo luego ingresos, trabajo luego ingresos, trabajo luego ingresos. Ahora que sabemos que dinero es tiempo, tenemos que cambiar el chip a esta nueva modalidad: trabajo, trabajo, trabajo y luego ingresos, ingresos, ingresos; trabajo y luego ingresos, ingresos ingresos; y finalmente ingresos, ingresos e ingresos sin trabajo.
Tiempo en el gasto
"La ansiedad es la mente yendo más rápido que la vida"
Anónimo
En lo referente al gasto, bajo la premisa de estudio estamos entregando tiempo (dinero) a cambio de bienes, servicios o experiencias.
Pero en ningún otro lado el vínculo entre tiempo y gasto se ve más nítido que en el comportamiento de los gastadores compulsivos: para ellos no existe un mañana, sino que la ansiedad es la que domina y por ello están siempre dispuestos a cambiar tiempo (dinero) por bienes que luego se dan cuenta que no necesitan.
Lo mismo sucede con los deudores crónicos y "reventadores de tarjetas de crédito": sus gastos innecesarios y en "cómodas cuotas" los endeudan cada vez más, con lo cual el dinero se vuelve un recurso cada vez más escaso en sus vidas a medida que los intereses de la deuda se van acumulando como una bola de nieve.
Como resultado, deben trabajar cada vez más para poder pagar sus deudas y disponen cada vez de menos tiempo para hacer otras cosas que no sea trabajar. La relación es más que clara: mientras menos tiempo esté dispuesto a esperar para saciar mi deseo, menos dinero tendré en la vida.
Resumiendo: tenemos que cambiar el chip con respecto al espacio temporal que dedicamos a la materialización de nuestros deseos y establecer un "período de gracia" entre la aparición del mismo y su potencial concreción, sorteando la carrera de obstáculos que tendremos en el camino bajo la forma de ofertas y descuentos imperdibles e irrepetibles (que no son ni imperdibles ni irrepetibles en la práctica, porque si no nos tentamos, tendremos más dinero que ahora sabemos que es más tiempo para aprovechar futuras oportunidades).
Tiempo en la inversión
"¿Qué es un inversor de largo plazo? Un inversor de corto plazo que no pudo vender a tiempo"
Anónimo
Muy joven, con 23 años recién cumplidos, comencé a dictar cursos de capacitación para inversores en la Facultad de Ciencias Económicas y en una empresa de medios que también era una revista especializada en finanzas y se dedicaba con gran éxito a la formación financiera.
Nunca se aprende más que cuando se enseña, y esa experiencia temprana me dio las herramientas para entender cómo funciona la mente de los inversores y cuáles son los errores más comunes que cometen. Créase o no, los mismos están relacionados con el tiempo.
Sin entrar en complejidades, uno de los fundamentos más importantes a la hora de invertir en la Bolsa de Comercio es el Análisis Técnico, que se basa en el chartismo: un gráfico de ejes en donde se coloca el precio de la acción (eje vertical) y el tiempo transcurrido (eje horizontal). Los puntos que marcan los distintos precios que tuvo el activo a lo largo del tiempo estudiado son unidos por una línea que muestra la evolución, con sus correspondiente subas y bajas.
¿Me creen si les digo que muchas personas que ya estaban invirtiendo en el mercado miraban el gráfico y decían: "esto es muy fácil, había que comprar acá (señalaban un punto de precio bajo) y vender acá (señalaban un punto de precio alto")?
Esa disociación temporal de creer que era fácil invertir antes viendo el resultado ahora ("todos somos Warren Buffet con el diario del Lunes", dicen los inversores más experimentados) no es la única que sufren los inversores: la imposibilidad de poder distinguir entre el corto, mediano y largo plazo es uno de los causantes de pérdidas millonarias en la mayoría de las inversiones.
No libre de cierta carga subjetiva, podemos determinar que el corto plazo de una inversión va de minutos a semanas, mientras que el mediano plazo podría situarse de un mes a dos años. Toda inversión de plazo superior a 2 años puede ser considerada de largo plazo.
Definir el horizonte temporal para cualquier tipo de inversión (no solamente bursátil) y luego respetarla a rajatabla es un aspecto fundamental para tener éxito en la generación de ingresos pasivos o ganancias de capital extraordinarias (que no son la misma cosa).
Resumiendo: la ansiedad, el miedo o la codicia son los peores enemigos contra el tiempo (es decir, contra el dinero) y el causante de la mayoría de las pérdidas en las inversiones, al planificar un horizonte temporal y luego incumplirlo ya sea por temor a perder o por ambición de ganar más de lo pretendido en un primer momento.
Entrar en una inversión sin tener pensado de antemano el tiempo de salida (o pensarlo pero luego no cumplirlo) aumenta enormemente las chances de que las cosas salgan mal.
Conclusión
No sería justo recurrir a los padres de la filosofía y el pensamiento para discutir acerca de si el dinero es tiempo o no: bajo la economía capitalista, hoy y ahora, esta verdad encierra una crudeza insoslayable.
Los esclavos de antaño no tenían libertad, por lo que el tiempo no les pertenecía a ellos sino a sus amos. Hoy en día existen otros tipos de esclavitud moderna, que es creada por el miedo a adelantar nuestro tiempo en pos de conseguir más ingresos, la ansiedad en el gasto que nos lleva a la deuda o la falta de disciplina en las inversiones que produce las pérdidas.El resultante es la pérdida de dinero y la consecuente pérdida de tiempo que ahora debemos emplear para recuperarlo.

El dinero es tiempo, y mientras más nos ocupemos del asunto, más excedente temporal tendremos para dedicarlo a las cosas que realmente nos importan en la vida.

viernes, 6 de octubre de 2017

El dinero y los bancos

EL DINERO Y LOS BANCOS

Los intermediarios financieros emiten obligaciones financieras (tales como depósitos a la vista)
para adquirir fondos del público y posteriormente ofrecerlos a las empresas o individuos y al
sector público. El sistema financiero está constituido por el conjunto de instituciones que
intermedian entre los demandantes y los oferentes de recursos financieros. El sistema financiero
nace como respuesta a una demanda de recursos para fines productivos y de consumo.

Servicios de los intermediarios financieros


  • Como depositarios: dan la posibilidad a sus clientes de guardar su dinero en un sitio seguro y de obtener unos intereses por los ahorros depositados.
  • Como prestamistas: ofrecen la posibilidad a sus clientes de pedir prestado dinero para financiar sus gastos, tanto de consumo como de inversión.
  • Como transferidores de dinero: posibilitan pagar cuentas, obtener dinero de otros sitios y enviar dinero a individuos.


Los intermediarios financieros tratan de obtener beneficios y lo hacen cobrando por los servicios
que ofrecen, prestando dinero a unas tasas de interés más elevadas que las que pagan por los
depósitos que reciben de sus clientes.

El dinero

Dinero es todo lo que sirve de medio de cambio, en el sentido de que se acepte ampliamente
como medio de pago.

Funciones del dinero


  • Medio de cambio: porque es generalmente aceptado por la comunidad para la realizaciónde transferencia s y la cancelación de deudas y que, por tanto, evita el trueque directo.
  • Unidad de cuenta: sirve para calcular cuánto valen los diferentes bienes y servicios.
  • Depósito de valor: al ser un activo, es una manera de mantener la riqueza.

Dinero-mercancía

Es aquel bien que tiene el mismo valor como unidad monetaria que como mercancía. Caracterí
sticas:
  • Duradera: deberá ser durable y no deteriorarse con el paso del tiempo.
  • Transportable: debe tener un valor elevado con respecto a su peso.
  • Divisible: debe poder dividirse en pequeñas partes con facilidad sin pérdida de valor, para que se puedan realizar pagos pequeños.
  • Homogénea: cada unidad del bien en cuestión debe ser igual a las demás.
  • Escaso: cualquier mercancía que no tenga una oferta limitada no tendrá un valor económico.


Dinero-papel

En el contexto del mundo occidental el dinero-papel tuvo su origen en la actividad desarrollada
por los orfebres y comerciantes de la Edad Media. Estos disponían de cajas de seguridad en las que
guardaban sus existencias, que progresivamente fueron ofreciendo al público en general, en un
servicio de custodia de metales preciosos y demás objetos de valor. El servicio se basaba en la
confianza que merecía el orfebre o comerciante, que simplemente extendía un recibo
prometiendo devolver al depositante sus pertenencias al requerimiento de éste.

Cuando efectuaban una transacción importante, los titulares de los depósitos podían retirar,
mediante entrega de un recibo, los bienes depositados, o bien transferir un recibo con cargo a
dichos bienes. Con el transcurso del tiempo estos recibos fueron emitiéndose al portador y las
compras y ventas fueron saldándose mediante la simple entrega de un papel que certificaba la
deuda privada reconocida por un orfebre que prometía entregar al portador una cantidad
determinada de oro. Estos recibos, es decir, dinero-papel, eran plenamente convertibles en oro.
Pero dado que resultaba más cómodo realizar las transacciones con papel, el público no reclamaba
el oro al que sus tenencias de dinero-papel le daban derecho, o lo hacía sólo parcialmente. Por
ello los orfebres comenzaron a reconocer deudas emitiendo dinero-papel convertible en oro, pero
por un valor superior al oro que generalmente poseían.

De esta forma los orfebres, al emitir dinero-papel por volúmenes sólo parcialmente cubiertos por
sus revervas de oro, estaban creando dinero-papel nominalmente convertible en oro o dinero
signo. En dichas circunstancias, si se hubiesen querido hacer efectivas simultáneamente todas las
deudas reconocidas en los recibos aquellos certificados, no se hubieran podido atender.

Dinero-signo

En la actualidad el dinero-papel no tiene ningún respaldo en términos de metales preciosos, y lo
mismo ocurre con el dinero en forma de monedas. El valor del dinero papel actual descansa en la
confianza de cada individuo de que será aceptada como medio de pago por los demás, por eso se
lo denomina dinero-signo.

El público lo acepta, pues sabe que todos los demás individuos estarán dispuestos a tomarlo a
cambio de cosas que sí tienen valor intrínseco. Si esta confianza desapareciese, el billete sería
realmente inservible.

El dinero signo descansa en la confianza que tiene el público en que puede utilizarse como medio
de cambio generalmente aceptado.

LOS BANCOS Y EL DINERO BANCARIO

En la actualidad, la labor que realizaban los orfebres la llevan a cabo los bancos. Estos reciben
depósitos de sus clientes y conceden préstamos a familias y empresas.

El volumen de los préstamos concedidos es superior al de los depósitos que mantienen sus
clientes. El porcentaje que representan las reservas que mantienen los bancos en sus cajas en
relación al total de depósitos suele ser entre un 10 y un 20 %. En cualquier caso es el Banco
Central el que fija el porcentaje que deben mantener los bancos como reservas para garantizar los
depósitos de sus clientes.

El dinero bancario está constituido por los depósitos en los bancos, cajas de ahorro, compañías
financieras o cajas de crédito.

Tipos de depósitos

Depósitos a la vista: son los que gozan de disponibilidad inmediata para el titular. Son las
cuentas corrientes.

Depósitos de ahorro: son las cajas de ahorro, pagan poco interés a sus titulares, y el dinero
está disponible en cualquier momento.

Depósitos a plazo: son los llamados plazos fijos. Son depósitos que se pueden retirar
solamente después del plazo estipulado. Pagan un interés mayor que las cajas de ahorro.

Oferta monetaria

La cantidad de dinero u oferta monetaria es igual a la suma del efectivo en manos del público
(billetes y monedas) más los depósitos, y se suele denominar con la letra M. Hay diversos tipos de
M:
-M1: Efectivo en manos del público y los depósitos a la vista.
-M2: Suma del efectivo en manos del público, los depósitos a la vista y los depósitos de
ahorro.
-M3: Efectivo en manos del público, depósitos a la vista, depósitos de ahorro, y depósitos a
plazo fijo.

Servicios que ofrecen los bancos

Los bancos captan fondos mediante el pago de un interés a los ahorristas. Esta se llama tasa de
interés pasiva. Los fondos captados son a su vez prestado a las familias o empresas, a través de pré
stamos hipotecarios o comerciales, a una tasa de interés mayor a la pasiva, denominada activa.
Gracias a esta diferencia los bancos obtienen sus ganancias.

Otros servicios que prestan los bancos son la realización de diversos tipos de transacciones, pré
stamos personales y de tarjetas de crédito, cajas de seguridad, y asesoramiento financiero.
Los depósitos bancarios y la creación de dinero

Tal como lo hacían los orfebres que creaban dinero al reconocer deudas por un valor superior a
sus tenencias en oro, los bancos modernos aumentan la cantidad de dinero concediendo pré
stamos, creando así depósitos bancarios por un valor superior a las cantidades de sus reservas lí
quidas en billetes y monedas. El respaldo de los primeros depósitos era el oro, en el sentido de
que se podían convertir en oro.

En la actualidad los depósitos de los bancos a lo que dan derecho es a dinero líquido o efectivo.

Creación de dinero bancario

Dado que los depósitos bancarios son convertibles en dinero líquido, los bancos tienen que
asegurarse de que en todas las circunstancias se encuentren en posición de hacer frente a las
demandas de liquidez por parte de sus depositantes ello no implica que tengan que mantener
dinero líquido en un 100% por los depósitos que creen. La práctica bancaria muestra que el uso
generalizado del sistema de cheques significa que cada día sólo un pequeño porcentaje de los
depósitos bancarios se convierten en dinero efectivo, y esos retiros es probable que se compensen
por los ingresos de efectivo que otras personas realicen. De esa forma los banqueros han
comprobado que pueden crear depósitos bancarios por encima de sus reservas líquidas.

Las reservas líquidas legalmente requeridas son las reservas que los bancos y otras instituciones
financieras deben legalmente mantener. Las reservas se mantienen en la forma de efectivo o depó
sitos en el Banco Central.

Si en un determinado momento todos los clientes de un banco quisieran a la vez retirar sus depó
sitos, el banco no podría atender todas las peticiones por muy grande que fuera y por muy bien
que estuviera administrado. Ello se debe a que los bancos sólo mantienen en efectivo un
determinado porcentaje de sus depósitos.

Inflación

INFLACIÓN

“La inflación es el incremento generalizado y continuo de los precios de los bienes y servicios de una economía”

Se mide mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que es una medida del nivel de precios en un momento determinado

Causas de la Inflación

Hay 3 grandes teorías:
·       Inflación de demanda
·        Inflación de costos
·        Inflación estructural

 1.- Inflación de demanda
Si los distintos sectores de la economía planean en su conjunto unos gastos que superan la capacidad de producción de la economía, esos planes no podrán cumplirse de la forma en que fueron proyectados.
La consideración de que la demanda es el factor determinante de la inflación es algo en lo que están de acuerdo tanto monetaristas como keynesianos.
·       
Explicación monetarista: según ellos, la causa de la inflación está en el aumento de la cantidad de dinero por encima del crecimiento de la producción. Los defensores de la tesis mantienen que sin un aumento de la cantidad de dinero ninguna de las otras propuestas puede llevar a alzas continuas y sostenidas de los precios. Argumentan que la inflación está motivada por aumento de la oferta de dinero por encima del producto real de la economía.

·        Explicación keynesiana: si la demanda total excede a la producción, tendrá lugar un aumento en el nivel de precios. Si partimos de una situación en la que todos los recursos están empleados y se produce un aumento en la demanda agregada, los precios aumentarán. Pero si hubiera una gran cantidad de recursos desempleados, la relación entre demanda agregada y precios no será tan estrecha, pues el aumento de demanda podría compensarse con un aumento de oferta. Si la economía está muy alejada del pleno empleo, las empresas pueden contratar más trabajadores y comprar más maquinaria y equipo para producir más bienes, siempre que haya demanda. En esta situación, un aumento de la demanda no debería generar mucha inflación. Pero si la economía está próxima al pleno empleo o existen rigideces, es decir, dificultades para la contratación de nuevos factores, las empresas no podrán producir más bienes y servicios. En estas circunstancias, cuando tenga lugar un aumento de la demanda se generará un incremento de los precios, mientras que la producción permanecerá inalterada.

2.- Inflación de costos

La inflación de costos explica el aumento de los precios a partir del incremento de los salarios y demás componentes de los costos de producción. Según esta explicación los aumentos de los distintos componentes que integran los costos son los culpables de que los precios se eleven. 

La responsabilidad principal se atribuye a los sindicatos, al imponer aumentos continuos de salarios en mayor proporción al crecimiento de la productividad del trabajo. Dado el carácter no competitivo de la formación de los salarios, los sindicatos consiguen aumentos salariales superiores a los de la productividad del trabajo, lo que hace que la inflación se inicie por un empujón en los costos, y no por un tirón en la demanda.

3.- Inflación estructural

Según la teoría estructuralista, la verdadera causa de la inflación no debe buscarse en un desequilibrio entre demanda y la oferta, sino en desajustes sectoriales que afectan a bienes determinados.

Ciertas rigideces estructurales e institucionales son las responsables de que a las presiones de demanda no corresponda un incremento de la oferta en dichos productos. Así, la inelasticidad de la oferta de los bienes agropecuarios determina que la mayor demanda generada por el crecimiento en la población y en el ingreso se traduzca en aumentos de precios de aquellos bienes. Al tratarse de artículos de subsistencia, el incremento en su precio repercute en alzas de salarios nominales que, a su vez, generan nuevos aumentos en el nivel de precios. Este fenómeno tiende a repetirse indefinidamente en tanto persiste el desequilibrio original que lo impulsa.

Para los estructuralistas, la inflación es consecuencia inevitable del proceso de crecimiento. Al no distribuirse homogéneamente sobre toda la economía, el crecimiento de la producción y el ingreso real genera ajustes parciales en diversos puntos del sistema económico.

LOS EFECTOS DE LA INFLACIÓN

·         Pérdida del poder adquisitivo: reduce el valor del dinero.

·        Perjudica a ciertos grupos: los jubilados reciben ingresos que crecen menos que los precios. Los trabajadores que no están afiliados a ningún sindicato no pueden lograr aumentos paralelos a los incrementos en los precios. Los ahorristas se encuentran con que la tasa de interés que reciben por sus ahorros es menor a la tasa de inflación.
·        
Beneficia a otros grupos: los deudores salen ganando, ya que al perder valor la moneda, sus deudas disminuyen con el paso del tiempo. El Estado también sale beneficiado, tanto por ser deudor, como por el incremento que registra en la recaudación por impuestos, que aumentan con la inflación.
·         Incertidumbre: hace más difícil la toma de decisiones. Los consumidores no saben cuáles son los verdaderos precios de los bienes y servicios; las empresas ignoran a cuánto podrán vender sus productos en el futuro y cuánto les costará producir los bienes que fabrican; los ahorristas no conocen lo que valdrán sus ahorros dentro de 5 o 10 años; el sector público no podrá prever el valor exacto de los gastos a que deberá hacer frente en los próximos años.

·         Desempleo: la inflación también puede incidir en el desempleo. Cuando los precios aumentan en el país más que en el extranjero, se reduce la competitividad de los productos nacionales, viéndose desplazados en los mercados internacionales. Al reducirse la demanda de bienes y servicios locales, se reducirá el número de trabajadores requeridos para producir, lo que llevará consigo un aumento del desempleo en nuestro país.


HIPERINFLACIÓN

Hay hiperinflación cuando los precios crecen a tasas superiores al 50% mensual. Cuando eso ocurre, las personas tratan de desprenderse del dinero que tienen antes de que los precios crezcan más. Este efecto se conoce como huida del dinero, consiste en la reducción de las tenencias monetarias ya que la moneda se desvaloriza día a día u hora a hora.

Procesos de este tipo desorganizan la producción y los mercados y redistribuyen el ingreso y la riqueza de manera notable.


viernes, 29 de septiembre de 2017

Independencia económica y múltiples fuentes de ingresos

La Nación, Martes 19 de septiembre de 2017 - Por Nicolás Litivinof


En la columna de hoy, analizaremos qué significa lograr la independencia económica y cómo es posible alcanzarla a través de la generación de múltiples fuentes de ingresos.
Compartiré con ustedes mis conocimientos teóricos y mi experiencia práctica de casi 20 años en el manejo de ingresos pasivos, entendidos como una rama fundamental de las finanzas personales.
De esta forma, trazaremos una hoja de ruta para quienes piensan, como yo, que la cultura financiera es la plataforma de lanzamiento ideal para acceder a una nueva realidad donde el dinero no imponga límites en nuestras vidas sino que, por el contrario, se convierta en un facilitador para cumplir deseos.
Comenzaremos delimitando la diferencia entre volverse millonario y acceder a la independencia económica. Luego, repasaremos la mencionada condición sine qua non para llegar a ese estado: las múltiples fuentes de ingresos.
¡Manos a la obra! Hay muchos conceptos que debemos reaprender.

Volverse millonario vs. acceder a la independencia económica

Ser millonario, ése es el sueño de mucha gente que termina recorriendo un camino distinto a la generación de riqueza y, por cierto, totalmente equivocado. En la mayoría de los casos, se apuesta a la acumulación de dinero a partir de una sola fuente (haciendo carrera, montando una empresa, ganando la lotería o comprando activos altamente especulativos), para luego diversificar el dinero acumulado y reducir así los riesgos.
Este modus operandi implica poner el carro delante del caballo, dado que el mejor camino para lograr la abundancia de dinero pasa por trazar un plan donde diversifiquemos las fuentes de ingresos a obtener y no la riqueza soñada que probablemente nunca tengamos en nuestras manos.
En su libro "Rich Habits - The Daily Success Habits of Wealthy Individuals" (podría traducirse como "Hábitos ricos - Los hábitos diarios y exitosos de las personas ricas"),Thomas Corley nos informa que el 65% de los millonarios cosecharon su fortuna sin haber recibido herencias importantes y contando, en su enorme mayoría, con tres o más fuentes de ingresos.
De todos modos, no es necesario hablar de millonarios y fortunas para pensar en la independencia económica. Se puede llegar a esa situación de comodidad generando ingresos pasivos o semi pasivos que cubran los costos totales, fijos y variables, mediante la diversificación.

Múltiples fuentes de ingresos

Si trabajás en relación de dependencia, lo más probable es que cuentes con una sola fuente de ingresos: tu salario. Eso es lo primero que debés modificar si querés iniciar el camino hacia la independencia económica.
El beneficio de la diversificación está claro: cuando una de esas fuentes sufre un percance, las otras compensan. ¿Y si ninguna de esas fuentes se ve perjudicada? Bueno, entonces el camino hacia el objetivo se acelera y puede lograrse antes de lo planificado.
Primer aspecto vital a tener en cuenta: no estamos hablando aquí de cambiar tu trabajo full time por varios trabajos part time. La generación de múltiples fuentes de ingresos debe darse en dos ejes distintos:inversiones (ingresos pasivos financieros) y nuevos emprendimientos (ingresos pasivos monitoreados).

1)Fuente de ingresos pasivos financieros

Las altas tasas de interés en un contexto de inflación a la baja como el actual presentan una oportunidad única para comenzar a invertir parte de tus ahorros en el circuito financiero, inaugurando una fuente de ingresos que eliminará el riesgo del ingreso unidireccional y aumentará tus ingresos totales. ¿En qué invertir? Lebacs, Letes, fondos comunes de inversión de renta fija, finanzas colaborativas, cauciones bursátiles, cheques de pago diferido, fideicomisos de consumo y bonos provinciales son algunas de las opciones que presentan un excelente ratio de riesgo/rentabilidad. Si no conocés estos instrumentos, te recomiendo poner manos a la obra e investigar por tu cuenta sus características. Tené siempre en cuenta el tema del riesgo(aquí encontrarás algunos tips al respecto). Encontrarás mucha más información valiosa en la web.

2)Fuente de ingresos pasivos monitoreados:

También en este campo estamos ante una oportunidad histórica. Y todo gracias a Internet. Las barreras de entrada se están borrando, con lo que se facilita la estrategia de prueba y error, tan necesaria en este campo.
Si trabajás en relación de dependencia, el primer paso para conseguir este tipo de ingresos consiste en encontrar el producto o servicio que se relacione con tus conocimientos y tu actividad.
¿Cuáles son tus hobbies? ¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¿Cuál es tu momento favorito del día? ¿Cuál es tu logro o tu habilidad que más te enorgullece? ¿Hay algunas labores específicas de tu trabajo actual que hagas con gusto? ¿Qué soñabas ser de grande cuando tenías 10 o 15 años?
Una vez definido el producto o servicio a ofrecer, debés seguir los 9 pasos que propone Jeff Haden en su artículo Start a Business: 9 Steps to Validate a Business Idea While Keeping Your Full Time Job (Iniciar un negocio: 9 pasos para validar una idea mientras mantiene su trabajo a tiempo completo). Sus ideas son realmente excelentes.
Ahora bien, si no tenés un empleo en relación de dependencia y te encontrás trabajando por tu cuenta, aquí va un consejo para facilitarte el camino: En lugar de apuntar de entrada a la diversificación de ingresos a partir de negocios distintos, podés "escalar" en tu actual fuente de ingresos incorporando ideas ingeniosas que pueden hacer que te paguen más de una vez por el mismo trabajo.
Algunas características de negocios escalables son: Un cliente produce ingresos recurrentes (membresía o suscripción), el costo marginal de nuevos clientes es bajo, se ofrecen varios productos y productos disfrazados de servicios, se crean sinergias entre los distintos productos/servicios ofrecidos.
Se trata de emprendimientos escalables que, a la larga, facilitan la puesta en marcha de una estrategia de múltiples fuentes de ingresos. No se trata de un mero ingreso adicional al actual.

Conclusión

Cuando los aspirantes a millonarios piensan en los ricos,no envidian los millones de dólares que tienen en sus cuentas bancarias sino el modo de vida despreocupado en lo referente al dinero y las urgencias de la vida diaria que suponen que estos llevan. Pero no hace falta ser millonario para disfrutar ese bienestar. Basta con cambiar el chip mental y comenzar a planificar cómo diversificar las fuentes de ingresos. Los consejos aquí vertidos y otros que irás recolectando te llevarán por buen camino.
¿Qué te parece más productivo y menos riesgoso: comenzar tu recorrido hacia la independencia financiera con un ingreso único de 25.000 pesos mensuales o a partir de cuatro fuentes de ingresos de 5.000 pesos cada una? Si comprendiste los conceptos de esta nota, tendrás clara la respuesta.